La migración forzada continúa en 2017

Según un informe reciente del ACNUR, 68,5 millones de personas se vieron desplazadas en todo el mundo en 2017. Entre ellas había refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos, refugiados retornados o apátridas. Más de la mitad de los refugiados eran menores de 18 años. Este desplazamiento fue el resultado de persecuciones, conflictos y violencia generalizada. En algunos países el número de nuevas solicitudes de asilo ha aumentado rápidamente en los últimos años, y Grecia es uno de ellos:

El número de personas que huyeron de su hogar en el mundo alcanzó los 2,7 millones en 2017. Casi 90% de ellas procedían de 3 países (Sudán del Sur, Siria y Myanmar). Los 4 principales países de asilo fueron Turquía, Bangladesh, Sudán y Uganda.

En 2017, 162 países recibieron un total de casi 2 millones de solicitudes de asilo. Desde 2013, Siria siempre había sido el país de origen más habitual de los nuevos solicitantes de asilo; pero en 2017 fue Afganistán quien presentó 125.000 solicitudes. En cuanto al país receptor, Turquía encabeza la lista desde 2016, con 67.000 solicitudes recibidas ese año.

A diferencia de los refugiados y los solicitantes de asilo, los desplazados internos no cruzan ninguna frontera nacional. Su número se estima en 40 millones en todo el mundo debido a conflictos armados, violencia generalizada o violaciones de los derechos humanos. La República Democrática del Congo vio empeorar su situación en 2017 con 1,9 millones de nuevos desplazados internos a causa de un conflicto interno.

Se calcula que los apátridas (que no son considerados nacionales por ningún Estado) son 10 millones en todo el mundo, pero no existen datos oficiales en todos los países, por lo que sin duda hay muchos más.

Las soluciones a largo plazo para los refugiados, como la repatriación voluntaria, el reasentamiento en un tercer país y la integración local, suelen ser los objetivos principales. Pero devolver a los refugiados a su país de origen suele ser difícil, y hubo menos de 5% de retornos en 2017 (5 veces más que en 2014). El reasentamiento también puede ser necesario para algunos de los refugiados más vulnerables del mundo. Casi 40.000 (50%) de todas las solicitudes de reasentamiento en 2017 procedían de sirios. La última solución duradera es la integración local, que consiste en la integración del refugiado en el país de asilo, pero el proceso es largo y a menudo fracasa. El primer gran paso es conseguir el estatuto de asilo, que puede ser un procedimiento bastante largo. A continuación encontrará las estadísticas de Grecia, pero estas duraciones son similares en todos los países debido a la falta de empleados en los centros de asilo, al creciente número de refugiados, a la falta de posibilidades de traducción, etc.

Las acciones conjuntas de los países también tuvieron lugar en todo el mundo. Por ejemplo, 2017 fue el último año del Mecanismo de Reubicación de Emergencia de la UE, adoptado por los Estados miembros de la UE en 2015 para aliviar a Grecia e Italia de los flujos masivos de refugiados. Los resultados no fueron concluyentes, ya que sólo se reubicó a un tercio de las 66.400 personas previstas inicialmente desde Grecia, y a menos de un tercio de las 40.000 desde Italia.

Bibliografía

1. ACNUR: Informe Global, 2017.
2. ACNUR: Mapa del Mecanismo de Reubicación de Emergencia de la UE, 5 de marzo de 2017.
3. Consejo Griego para los Refugiados: Country Report: Grecia, 2017.

Facebooktwitterlinkedinmail