La historia de Mouaz de Siria

En primer lugar, estuve en Damasco. En Damasco había guerra y comenzó el sistema de control. Para mí, era muy peligroso quedarme allí porque el ejército me habría capturado, así que cuando empezó el sistema, tuvimos que tomar la decisión de quedarnos o huir. Así que decidí huir porque para quedarme, tendría que formar parte de los bandos que están luchando y yo no quería eso.

Trajeron unos 100 autobuses y se llevaron a unas 5.000 personas que querían huir. Fuimos a Idlib y luego abandoné Siria para ir a Turquía. Decidí que no iba a regresar. En un principio pensé quedarme en Turquía y no ir a Europa. Cuando llegamos a Idlib, empezamos a buscar contrabandistas. Primero nos pedían $1.000, luego $2.000, después $3.000 y finalmente encontramos uno por $350.

Por supuesto, el viaje en sí era muy peligroso. Permanecí 6 meses en Turquía, pero no había esperanza de quedarse mucho tiempo. Allí no se puede estudiar, tener papeles, trabajar, y no hay leyes que garanticen la seguridad.

Me fui a Grecia, me quedé allí un año y 4 meses. Allí conocí a mucha gente diferente. Ni siquiera sabía a qué lugar de Europa quería mudarme. Pensé sobre todo en el trabajo, mis amigos me dijeron que había trabajo fácil en España. Encontré algo bueno. Dos de mis amigos sirios que conocí en el viaje de Turquía a Grecia vinieron conmigo a España. Vinimos a España y me quedé en Madrid durante 6 meses. Casualmente, conocí a Didac, y me habló del nuevo programa que están iniciando en Barcelona. Me dijo que era más que bienvenida a unirme a ellos aquí si estaba interesada. Así que vine, y ahora estoy intentando buscar la manera de continuar mis estudios.

Nadie me dio consejos cruciales por el camino, tuve que tomar todas las decisiones importantes por mi cuenta. Mis amigos de Grecia sí me ayudaron, pero yo diría que quien quiera emigrar a Europa tiene que ser capaz de asumir la responsabilidad. Tienen que venir aquí y aprender nuevos idiomas. Es difícil cuando sólo hablas árabe y nada más, pero tienes que aprender y estudiar, ser responsable de ti mismo. Si no eres responsable y no te cuidas, estarás perdido. Incluso los europeos que no se cuidan y no son proactivos están perdidos en su propio país.

Para mí, lo más importante aquí son mis estudios. Los estudios y sumergirte realmente en tu entorno. Conocer a todos los que te rodean, la gente, el pueblo, la ciudad. Desde luego, he cambiado mucho.

Lo más difícil para mí ha sido sin duda el idioma, porque cuando llegué a Grecia no podía comunicarme con nadie. Pero esto lo he solucionado. Cuando decidí que quería aprender inglés, empecé a estudiar mucho. Empecé a hablar inglés en tres meses. Empecé en diciembre y en mayo ya podía comunicarme con la gente.

Por supuesto, si alguien dice que quiere aprender o estudiar, no puede quedarse sentado en casa y los estudios no vendrán a él sin más. Tienes que ir a buscarlo tú mismo. Todos los días en Grecia, iba a caminar a las 9 de la mañana y volvía a las 9 de la noche 4 veces a la semana. No diré que mi inglés es asombroso, pero sí que puedo hablar y comunicarme. Esto es lo más importante.

Ahora, estoy centrada en encontrar cualquier forma de continuar mis estudios para mejorar mi futuro. Por ejemplo, buscar una universidad. En realidad estudié reparación de ordenadores, pero no pude continuar y obtener mi diploma.

En España, la gente es muy amable, abierta y acogedora con los refugiados. A la gente le encanta ayudar y para mí son muy respetables.

Facebooktwitterlinkedinmail