Lunes para sentirse seguro

Este artículo ha sido elaborado por Flavia Ceccarelli y Jeanne Martin.

Es lunes y nuestras voluntarias ya están delante de la puerta del Kindergarten, esperando a las mujeres que vienen del campo de refugiados de Nea Kavala. En cuanto llega el autobús y empiezan a reunirse con ellas, el ambiente se caldea. Se saludan abrazándose y sonriendo con entusiasmo. 

En OCC Grecia, el lunes es un día particular: no tenemos clases y la tarde está enteramente dedicada a la Women’s Space, una actividad organizada por las voluntarias del OCC para las mujeres de la comunidad de refugiados. Durante estas tardes, estamos encerradas en el Kindergarten y las cortinas están cerradas para que nadie pueda vernos desde el exterior. Así creamos un ambiente muy íntimo y privado. De hecho, la idea es disponer de un espacio seguro en el que puedan desahogarse, compartir sus pensamientos y sentimientos al tiempo que establecen relaciones de confianza fuera del campamento y de sus obligaciones familiares. Por eso, mientras las mujeres están en el Women’s Space, nos ofrecemos a cuidar de sus hijos fuera del Kindergarten. Aquí, nos escuchamos y comprendemos mutuamente, y todo es aceptado y libre de juicios. No hay reglas sociales ni identitarias que cumplir, y uno puede sentirse libre de ser a la vez único y parte del colectivo. 

Pasamos tiempo juntas realizando una amplia gama de actividades en función de lo que estas mujeres deseen hacer. La mayoría de las veces bailamos al ritmo de música árabe y farsi. Suelen quitarse la ropa más voluminosa para poder moverse con más facilidad. Es asombroso verlas bailar libremente, dejándose llevar por el sonido de la música. Las más seguras muestran a las más tímidas nuevos movimientos, y todas pueden aprender bailes típicos de los países de las demás. También es un buen momento para estrechar lazos entre mujeres de orígenes muy diversos. Algunas prefieren permanecer sentadas dando palmas para mantener el ritmo. Miran a las bailarinas llenas de buena voluntad y cariño y, de vez en cuando, algunas se unen a las que bailan, siguiendo sus movimientos. 

¿Por qué este espacio está reservado sólo a las mujeres? Antecedentes históricos 

Los espacios no mixtos son definidos por la socióloga Irene Kaufer como: "espacios momentáneos y puntuales reservados a personas que comparten una experiencia particular, especialmente vinculada a una discriminación sistémica, excluyendo así temporalmente a las personas consideradas opresoras". De este modo, los espacios de no-mixidad pueden constituir un espacio de liberación del control social y contribuir a la construcción de solidaridades y de vínculos sociales que ayuden al empoderamiento de los individuos. 

Desde los años 70, los espacios no mixtos han florecido como medio para reservar puntualmente un espacio a los grupos sociales percibidos como socialmente oprimidos. De hecho, algunas investigadoras como Christine Delphy (1977) demostraron que en los grupos mixtos la opresión tiende a reproducirse. La presencia de hombres también puede disuadir a las mujeres de hablar de ciertos temas como la violencia sexual o el acoso. De hecho, los investigadores demostraron que las personas víctimas de desigualdades tienden a expresarse más cuando se encuentran en un lugar seguro, en la comodidad del "entre-soi". Los grupos no mixtos fueron puestos en práctica por primera vez por los movimientos de mujeres en España durante la guerra civil. Sirvieron para llevar a cabo campañas de alfabetización y formación política y médica. Después se extendió en Estados Unidos en los años 60. La no mezcla se consideró un primer paso hacia la liberación colectiva de la palabra, ayudando a que los temas considerados "menos importantes" ganaran más visibilidad. 

En otras palabras, estos espacios son útiles (1) para evitar la reproducción de la dominación, (2) para fomentar la autoemancipación, el empoderamiento de los grupos socialmente oprimidos, y (3) para crear conexiones y relaciones de confianza entre una comunidad.

En el Women’s Space, ¡uno también puede sentirse como en un salón de belleza! En efecto, normalmente nos maquillamos y nos pintamos las uñas unas a otras. También cosemos y nos hacemos tatuajes de henna. Es encantador ver que todo el mundo tiene algo que mostrar y enseñar a otra persona. Últimamente, también practicamos la fotografía y tocamos algo de música. Todas las actividades tienen como objetivo cuidar del bienestar mental y físico de las mujeres, teniendo en cuenta que viven en un entorno difícil y angustioso. 

A las 19:30 llega el autobús para recogerlos y volver al campamento. Cada vez tenemos que darnos prisa porque siempre estamos inmersos en nuestras actividades y no nos damos cuenta de que el tiempo ya se ha acabado. Así que nos preparamos, muchas de ellas se vuelven a poner el hiyab y comienzan de nuevo los calurosos saludos. Cada una volvemos a nuestras vidas pero estamos agradecidas por haber tenido dos horas de evasión de nuestras responsabilidades y preocupaciones.

Cada lunes es único, pero lo que nunca cambia es la sensación de estar inmerso en una atmósfera de hermandad y profunda confianza.