El desarrollo, la presentación y la recepción del Pacto Mundial sobre Migración

Lograr una migración segura, ordenada y regular

En septiembre de 2016, los 193 miembros de la Asamblea General de la ONU aprobaron por unanimidad un texto llamado el Declaración de Nueva Yorkcuyo objetivo es mejorar la gestión internacional de los refugiados y los migrantes, tanto en la acogida como en el apoyo al retorno. Sobre la base de esta declaración, Filippo Grandi - el Alto Comisionado para los Refugiados - debía presentar un pacto global sobre las políticas mundiales y nacionales para las próximas décadas en su próximo informe anual para la Asamblea General de 2018.

En esta declaración, los Estados miembros reconocieron la necesidad de un enfoque global de la movilidad humana y de una fuerte cooperación mundial, y comprometiéndose a:

  • Proteger en todo momento la seguridad, la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los inmigrantes, independientemente de su estatus;
  • Apoyar a los países en el rescate y la acogida de refugiados y migrantes;
  • Integrar a los migrantes a través de programas de ayuda humanitaria y de desarrollo - abordando las necesidades y capacidades de los migrantes y las de las comunidades que los acogen;
  • Combatir la xenofobia, el racismo y la discriminación contra los inmigrantes;
  • Desarrollar, a través de procesos dirigidos por el Estado, principios y directrices sobre el trato a los inmigrantes en condiciones de vulnerabilidad;
  • Reforzar la gobernanza mundial en materia de migración, con la entrada de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) en la ONU y el desarrollo de un acuerdo para una migración segura, ordenada y regular - GCM.

Este enfoque, que iba a denominarse Pacto Mundial para la Migración, pretendía identificar procedimientos y definir compromisos compartidos por parte de la comunidad internacional, con el fin de gestionar más eficazmente los fenómenos migratorios a escala mundial y potenciar la movilidad humana como motor de los procesos de desarrollo sostenible. En concreto, la idea del Pacto Mundial para la Migración se orientaba a:

  • Establecer principios y compromisos entre los Estados miembros sobre la migración internacional en todas sus dimensiones;
  • Ofrecer una importante contribución a la gobernanza mundial y reforzar la coordinación intergubernamental en relación con el fenómeno migratorio;
  • Presentar políticas compartidas para la cooperación internacional en materia de movilidad humana;
  • Afrontar conjuntamente las múltiples dimensiones de la migración internacional.

En este contexto, habrá que definir compromisos concretos y responsables, medios de aplicación y un marco para el seguimiento y la revisión de los procedimientos de aplicación a través del Pacto Mundial sobre Migración.

Para ello, el proceso preparatorio del Pacto Mundial sobre Migración se orienta hacia una lógica de participación inclusiva, consolidando las perspectivas de las numerosas partes implicadas de diversas formas: gobiernos, organizaciones de las Naciones Unidas, sociedad civil, sector privado, migrantes, universidades instituciones de investigación, etc.

De conformidad con la Resolución sobre la modalidades para las negociaciones intergubernamentales de la CGM (A/RES/71/280), adoptado el 6 de abril de 2017, el proceso preparatorio que condujo a la adopción del Pacto Mundial para la Migración incluyó tres fases:

  1. Fase I, articulada en consultas (temáticas, nacionales, regionales y otras), que tuvieron lugar de abril a noviembre de 2017;
  2. Fase II, dedicada a la redacción de los resultados de los procesos de consulta, que tuvo lugar de noviembre de 2017 a enero de 2018;
  3. Fase III, dedicada a las negociaciones intergubernamentales, celebrada de febrero a julio de 2018.

13 de julio de 2018: Presentación del Pacto Mundial para la Migración

Tras más de un año de debates y consultas entre los Estados miembros de la ONU con políticos y funcionarios locales, representantes de la sociedad civil y los propios migrantes, el texto del Pacto Mundial para la Migración se completó el 13 de julio de 2018. Elaborado bajo la supervisión de las Naciones Unidas, y como resultado de las negociaciones entre los Estados, el pacto mundial para la migración será el primer acuerdo intergubernamental para gestionar las dimensiones de la migración internacional de forma integral, con especial atención a los derechos de los migrantes y al desarrollo territorial sostenible. El Secretario General de la ONU, António Guterres, definió el acuerdo como "significativo" porque refleja una idea compartida por los gobiernos de que "la migración transfronteriza es un fenómeno internacional que requiere una cooperación internacional para gestionarlo mejor y destacar su impacto positivo para todos los actores implicados".

Además, según Guterres, el tratado "reconoce que todo individuo tiene derecho a la seguridad, la dignidad y la protección y que los objetivos y las acciones implementadas o en revisión facilitarán una migración segura, ordenada y regular, reduciendo la incidencia y el impacto de la migración irregular".

La presidenta de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajčák, habló de "momento histórico" y destacó el enorme potencial del Pacto Mundial porque lo considera una nueva plataforma de cooperación que no fomentará ni frenará las migraciones y que no dictará ciertas normas a los Estados, sino que respetará su plena soberanía. Al mismo tiempo, la plataforma no es jurídicamente vinculante, sino que es un recurso que "nos ayudará a encontrar un equilibrio y a explotar los beneficios de las migraciones", al tiempo que "mitigará sus riesgos". "es una nueva plataforma de cooperación que no fomentará ni frenará las migraciones, que no dictará normas a los Estados sino que respetará su plena soberanía y ni siquiera será jurídicamente vinculante, sino que será un recurso que nos ayudará a encontrar un equilibrio y a explotar los beneficios de las migraciones, mitigando sus riesgos".

Según Louise Arbor, representante especial para las migraciones internacionales, los aspectos caóticos y los peligros de explotación inherentes a las migraciones internacionales serán controlados adecuadamente por el nuevo acuerdo, ya que cree en los beneficios a nivel social, económico y de seguridad que permite un documento fruto de la colaboración multilateral.

Por otra parte, William Lacy Swing, Director General de la OIM, también acogió con satisfacción el método adoptado por los Estados miembros, ya que "este acuerdo no marca el final del compromiso, sino el comienzo de un esfuerzo histórico para dar forma a la agenda mundial sobre migración". "Durante todo el proceso -explicó Swing- todos han reconocido claramente que la migración tiene que ver sobre todo con las personas. Y este enfoque centrado en los migrantes y adoptado por los cofacilitadores mexicanos, suizos y el Representante Especial del Secretario General para las Migraciones Internacionales, no tiene precedentes en la historia".

El Pacto Mundial será adoptado formalmente por los Estados miembros en una conferencia intergubernamental que se celebrará en Marrakech, Marruecos, el 10 deth y 11th de diciembre de 2018. Amina Mohammed, Secretaria General de las Naciones Unidas para la Migración, presidirá la reunión.

Un acuerdo histórico, pero ¿qué cambiará para los inmigrantes?

La importancia trascendental del acuerdo alcanzado "a puerta cerrada" fue explicada a los periodistas por el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcak, junto con la representante especial del Secretario General para la Migración Internacional, Louise Arbor, y el embajador mexicano, Juan Camacho. Presentaron el acuerdo con un tono triunfalista, pero las condiciones del mismo siguen sin ser vinculantes para los países implicados. En este sentido, persisten las dudas sobre lo que cambiará para las políticas antimigrantes de los gobiernos, especialmente en Europa.

El acuerdo marca sin duda un punto para el desarrollo de la cooperación sobre el fenómeno de las oleadas migratorias, especialmente en el contexto internacional. Sin embargo, la euforia con la que fue presentado a los periodistas pudo parecer en cierto modo fuera de lugar, sobre todo debido al carácter no vinculante del mismo. De hecho, ¿hasta qué punto puede influir realmente en la situación europea, en la que las naciones no sólo luchan por encontrar una línea de acción común sobre la gestión de los flujos de refugiados, sino que tienden a avanzar en dirección opuesta a la del acuerdo?

Las dudas en torno al valor de la parte "no jurídica" del acuerdo también fueron expresadas durante la conferencia de prensa del 12 de julio por Antonio Guterres, cuando el Secretario General de la ONU tuvo que admitir que "el acuerdo representa una especie de ley blanda, una colección de principios rectores, que los Estados pueden seguir sin adoptar realmente cada uno de sus aspectos".

En este sentido, el presidente de la Asamblea General Miroslav Lajcak declaró que "el acuerdo no quiere resolver todas las cuestiones relacionadas con el fenómeno" sino que su "objetivo es hacerlo seguro, ordenado y regulado" precisando que "ayudará a los gobiernos nacionales" y, además, "nos indica una serie de principios sobre lo que es y no es la migración".

Un comentario similar hizo la enviada especial del Secretario General, Louise Arbor, quien ha reconocido que el acuerdo podría ser más justo o estar más fundamentado, pero "el esfuerzo realizado servirá para superar el aspecto negativo que suele asociarse al fenómeno migratorio, cuando sólo se repara en la situación irregular de las personas implicadas". También ha añadido que "lo importante es que la opinión pública comprenda los diversos aspectos del fenómeno, muchos de los cuales pueden vincularse a un entorno seguro y regulado", destacando que "salvar vidas es nuestro propósito".

A raíz de esto, se podría concluir que no era posible obtener más beneficios del acuerdo. Por lo tanto, con respecto a la miseria que sufren los migrantes en el mar Mediterráneo y más allá, quizá hubiera sido más apropiado anunciar el acuerdo en el Palacio de Cristal de la ONU con un tono más templado.

Fuentes:

https://www.corriere.it/esteri/cards/accordo-onu-migranti-5-punti/che-cos-e_principale.shtml?refresh_ce-cp por Alessandra Muglia, 3rd de diciembre de 2017;

https://italy.iom.int/it/global-compact-una-migrazione-sicura-ordinata-e-regolare;

https://www.agensir.it/quotidiano/2018/7/14/migrazioni-onu-accordo-sul-global-compact-for-migration/ 14th de julio de 2018;

https://www.lavocedinewyork.com/onu/2018/07/13/global-compact-migrazione-allonu-accordo-storico-ma-per-i-migranti-che-cambia/ por Chiara Nobis y Stefano Vaccara, 13th de julio de 2018.

Facebooktwitterlinkedinmail